Fundacion Alvargonzalez
 
Zona Privada
Acceso al área privada de la web

PAISAJES

A LA MEMORIA DE MANOLO REA

Cuando, en 1975, presumiéndome incapaz de llegar a ser arquitecto de resultas de una vieja enemistad con las matemáticas, quise estudiar Periodismo, mis padres probablemente palidecieron, al tiempo que mi tío Manolo veía esfumarse la idea de que su ahijado probar suerte con el examen de ingreso en Bellas Artes. Para Manolo Rea, topógrafo y profesor de dibujo -uno de los más versado críticos de arte en Gijón durante décadas- yo había nacido con cierta afición a emborronar papeles, y lo que procedía en mí era moldear cierto fundamento en los borrones. Mucho antes de que empezara en el periodismo yo me empeñaba en pintar acuarelas que apenas pasaban los controles de salubridad. Mi tío ejercía la crítica en su vertiente más piadosa. Él decía que no estaban del todo mal, para enumerar luego el rosario de errores que habían hecho degenerar cada proyecto de aquellas aguadas en un desafortunado pastiche.

Mientras soltaba lastre, frecuentaba galerías y hacía inventario de museos, con Manolo viví emociones de aficionado entusiasta: desde conocer a Marola en su apogeo hasta asistir al nacimiento artístico de Fernando Redruello, cuyas acuareles de becario en Roma, técnicamente fabulosas, traté de imitar sin éxito durante años.

En 1992, mi tío había alcanzado la certeza de que mis pinturas eran presentables. Para constatarlos lejos de la subjetividad familiar le pidió diagnóstico a otro de sus amigos ilustres: Urbano Cortina. Recuerdo a ambos una tarde, en casa, examinando estas acuarelas y animándome a enseñarlas, sólo a condición de que jamás renunciara a pulir defectos.

Apenas un año después, como si siguiera de cerca a su amigo Urbano, Manolo se fue repentinamente, sin tiempo para despedirse. La Fundación Alvargonzález me brinda ahora la oportunidad de mostrar el resultado de 25 años de afición a los pinceles, que ante todo es un recuerdo agradecido a Manolo Rea, la persona que me enseñó a interpretar la pintura y a valorarla como un singular acontecimiento en la vida.

Gijón, junio de 1999

El autor

 

Oficinas

Claudio Alvargonzález, 16, 1º
33201 Cimadevilla - Gijón
Asturias

Horario
L-V 9:00-13:00/16:00-19:00
S-D Cerrado

Sala de exposiciones

C/ Óscar Olavarría, 11 Bajo
33201 Cimadevilla - Gijón
Asturias

Horario
L-V 12:00-13:30/18:00-20:30
S-D 12:00-13:30

Sede fundación

C/ Tránsito de la Corrada, 1
33201 Cimadevilla - Gijón
Asturias

TEL. 985341826

EMAIL

correo@fundacion-alvargonzalez.com