Fundacion Alvargonzalez
 
Zona Privada
Acceso al área privada de la web

RINCONES DEL PARAÍSO

RINCONES del PARAÍSO

Jesús Escudero nació en Cimadevilla, el barrio marinero de Gijón que es el embrión de una urbe cuyo corazón viene latiendo, a la sombra de los sinsabores y las venturas de la mar, desde hace dos milenios. Allí nació Jesús, y alli creció, acunado por el olor del salitre y por el cotidiano trajín de los hombres que hacían de su designio el imperativo que la mar les depara, es decir, el conformado por la bonanza de las jornadas plácidas o el trazado por las inclemencias de los días hóstiles. De cualquier modo, el inquieto Jesús -soñador de otros aires y otras tierras lejanas- hubo de reprimir su vocación artística para emprender el oficio de marino, al que estaba predestinado por su lugar de nacimiento.

No transcurrieron en balde los años que Jesús Escudero vivió en el mar o en las orillas firmes de tantos países como visitó. Su pupila inquieta y su sensibilidad innata le fueron propiciando los escenarios y la sedimentación precisos para ir enriqueciendo su bagaje artístico, de tal manera que hoy, cuando su quehacer rutinario ha crecido y la perspectiva que le ofrece la madurez constituye un favorable elemento par la creación, Jesús ha tomado los pinceles y ha demostrado -está demostrando- que sabe pintar.

Como tantos otros artistas plásticos, Escudero es un autodidacta. Nada de títulos académicos, nada de diploma rimbombantes ni de magisterios sofisticados: Escudero siente, observa y traslada al lienzo lo que antes llevó en el corazón. En eso consiste nada más -y nada menos- el misterio de su pintura, en particular las imágenes que se apoyan en temas asturianos, donde el lirismo de las brumas y la riquísima gama de tonos verdes del paisaje asumen un protagonismo lleno de matices. La aparente sencillez de los motivos asturianos alegidos por Escudero a la hora de convertirlos en obras de arte no es otra cosa que el testimonio de naturalidad con que nos asomamos a contemplar un paisaje de montaña, una aldea o un riachuelo; es decir, las entrañables representaciones de todo aquello que, por hallarse tan cerca de nuestra vida, no sabemos ver ni apreciar.

José Antonio Mases

Escritor

 

Oficinas

Claudio Alvargonzález, 16, 1º
33201 Cimadevilla - Gijón
Asturias

Horario
L-V 9:00-13:00/16:00-19:00
S-D Cerrado

Sala de exposiciones

C/ Óscar Olavarría, 11 Bajo
33201 Cimadevilla - Gijón
Asturias

Horario
L-V 12:00-13:30/18:30-21:00
S-D 12:00-13:30

Sede fundación

C/ Tránsito de la Corrada, 1
33201 Cimadevilla - Gijón
Asturias

TEL. 985341826

EMAIL

correo@fundacion-alvargonzalez.com